Noticias del CAU: Declaración del Presidente a la Prensa

El presidente del Colegio de Abogados del Uruguay (CAU), Eugenio Xavier de Mello, cuestionó al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, a quien acusó de “discriminar” a los abogados.

El viernes 17, en un acto en el departamento de Durazno, Bonomi sostuvo: “De los últimos presidentes salvo los del Frente Amplio, fueron todos abogados. Los que pusieron al país en el centro de la atención mundial uno era médico (Tabaré Vázquez) y el otro florista (José Mujica). Si todo el mundo habla del Uruguay es por el florista, no por los abogados. Entonces, en una concepción doctoral los abogados están mejor preparados para gobernar, en una concepción cotidiana de quien vive todos los días cerca del trabajo, quizás son otros los que tienen mejores condiciones para gobernar”.

Xavier De Mello, quien asumió la presidencia del CAU la semana pasada en reemplazo de Bernardino Real, calificó de “curiosa” la “tesis que desde la perspectiva de los que viven todos los días cerca del trabajo, los abogados estarían en peores condiciones para gobernar que quienes ejercen otras profesiones o realizan otras actividades, como las de médico o florista”.

“De esa manera está desconociendo la realidad y además discriminando. En efecto, desconocer que los abogados también trabajan y que además suelen hacerlo intensamente, en jornadas muchas veces extenuantes y también que precisamente por la función que cumplen, están en permanente contacto con los clientes y sus respectivos trabajos”, expresó Xavier De Mello a El País, aunque aclaró que sus afirmaciones son a título personal debido a que la institución no analizó el tema.

“El hecho de que estemos próximos a una elección nacional no justifica que permanezcamos en silencio frente a afirmaciones equivocadas referidas a nuestra profesión, las que solo cabe rechazar categóricamente”, afirmó el titular del CAU.

“Nuestro país ha tenido presidentes de las más diversas profesiones, tanto universitarias como no universitarias, no siendo concebible ni aceptable que se discrimine a nadie para gobernar por la profesión o tarea que desempeña”, agregó Xavier De Mello.